Ideas para nada

Ideas para nada

Ideas para nada

Artista: Enrique Lista
10/12/14
http://ideasparanada.tumblr.com

Ideas para nada es una intervención artística participativa. Un mensaje se muestra en las servilletas de papel de cafeterías y bares tranquilos de Barcelona, espacios lúdicos que son al mismo tiempo un punto de reunión y desconexión momentánea. El artista Enrique Lista pide en su mensaje que las personas dibujen o escriban una idea improductiva en ese trozo de papel y la compartan mediante una fotografía en las redes sociales, con el objetivo de generar una colección de ideas desechadas. Ideas que, de otro modo, se perderían en el olvido.

Lista cuestiona los discursos cotidianos ya legitimados en la sociedad y el arte actual, discursos precarios llenos de paradojas. El proyecto Ideas para nada da lugar a lo no legitimizado y reivindica esas ideas desechadas que toda persona puede tener. Se inspira en la tendencia actual de valorar las ideas sólo desde un punto de vista económico y comercial: una idea sólo es buena si produce dinero, y se considera un bien transferible. Inmersos en una crisis que no acaba, no deja de ser paradójica esta mercantilización de les ideas en la que la rentabilidad es una obligación incluso para el plano mental.

En esta sociedad el papel del emprendedor es el del héroe, el generador de ideas productivas. Su dinámica vital tiene un nexo de unión con la del artista, los dos viven para sus ideas y su negocio las 24 horas. Curiosamente, esta dedicación absorbente al trabajo y la creatividad constante, se ha instalado en el imaginario social como algo romántico. Este nuevo modelo de trabajador asume en solitario toda la incertidumbre y los problemas que puedan aparecer, como lo ha hecho siempre el artista, pero ahora se nos presenta con cierto glamour. A la práctica, todos sabemos que esto significa la legitimización de unas condiciones laborales precarias.

Ideas para nada invierte el concepto de “da lo mejor de ti mismo” para quedarse con las sobras, las ideas desechadas, olvidadas y por tanto consideradas improductivas. Nos recuerda la capacidad que tenemos las personas por imaginar, más allá de en qué contexto estemos inmersos y de las presiones o exigencias que haya para crear. Da por válidas todas las ideas, sin catalogarlas como peores o mejores. Apuesta por la capacidad de dejarse llevar entre pensamientos e ilusiones, lucha por las ideas que por un instante parecen ser geniales, y rinde homenaje a todas aquellas ideas que en algún instante surgieron de nuestra mente.

© Ooze 2017 - Política de cookies